¿Qué es el Método Renata França?
 

masaje brasileño reductor_edited.png

Renata França nacida en un barrio humilde de Ilhéus (municipio brasileño del estado de Bahía) transformó  los paquetes de masaje que los Spas y clínicas ofrecían, empezó a crear un método que incluía nuevos tipos de maniobras, ritmos, bombeos y presión, que traían resultados más eficaces del que los masajes tradicionales. Su invención era aplicada en clientes que atendía y todas acababan apasionándose por los resultados y también por su garra. Acabó en las páginas de las principales revistas del País y vio su agenda de clientes estallar.Mejoró la vida de millares de chicas y se volvió la preferida de estrellas como Taís Araújo y Bruno Gagliasso. La actriz pasó a referirse al masaje como “milagrosa”, lo que haría, más tarde, Renata bautizar sus técnicas más conocidas como Miracle Touch y Miracle Face. Hoy, al nombre de Taís se suman los de muchos otros famosos, entre ellos, Bruna Marquezine, Marina Ruy Barbosa, Ivete Sangalo y Bruno Gagliasso. Renata pasó a ser la “esteticista de las famosas”, sin embargo, algo la enojaba. El éxito y el reconocimiento no trajeron la realización que esperaba. Sabía que era una excepción en un país colmado de talentos sin oportunidades, decidió compartir su conocimiento, inspirando, así otras mujeres. En 2016, fundó el SPA Renata França y comenzó su jornada recorriendo Brasil con cursos libres. Millares de mujeres, no solo en el país, sino en todo el mundo, tuvieron sus vidas transformadas y hoy aplican sus métodos exclusivos de drenaje linfático, masaje modeladora, relajante y, desde luego, el Miracle Touch y Miracle Face.

“Intento elevar la autoestima de mis clientes no solo con los masajes, también trabajando la importancia de una vida saludable. Soy grata por las oportunidades que tuve e intento transmitir eso a mis alumnas. Además de la técnica, es preciso sensibilidad para manejar el cuerpo de otra persona”, dice la mujer que transformó vidas y valoró todo un mercado de masajistas que ahora tienen orgullo de ejercer la profesión. Es tanto orgullo que ellas son llamadas de “pupilas”. Las pupilas son, en el fin de las cuentas, la razón de ser de Renata França, que conquistó sueños mayores de lo que podría imaginar y que ahora se empeña en prestar su talento para ayudar millares de mujeres a creer que todo es posible si usted cree en sí misma y empeñarse en dar lo mejor de si.